Adolfo borrero smartcities

Adolfo Borrero: “las empresas en smartcity deben construir su oferta de valor y especializarse”

Adolfo Borrero Villalón comienza su andadura profesional en 1986 en la empresa sevillana Isotrol en la que permaneció dos años llevando a cabo proyectos industriales. Posteriormente estuvo en Abengoa, y después en Sainco, que más tarde llegó a denominarse Telvent, donde desarrolló su vida laboral hasta 2014. Durante ese tiempo siempre estuvo vinculado al mercado de las TIC: en el ámbito de la defensa; de la energía; en el sector pesquero con proyectos como el de las cajas azules;  en el de la administración pública con el proyecto del DNI electrónico nacional e información e-goverment; en el de la salud; en el sector que en aquella época se empezó a llamar e-business con la economía de Internet. En esos casi 30 años fue desde ingeniero de proyecto hasta consejero delegado de una empresa.

En 2010 y junto a otros socios creó una firma de servicios energéticos Cactus que ofrece soluciones avanzadas en eficiencia energética. Entre su cartera de clientes cuenta tanto con administraciones públicas como con entidades del sector privado (hoteles, colegios, centros comerciales, comunidades de vecinos,…).

En 2013 puso en marcha con otro socio una aceleradora internacional de startup tecnológica en Málaga, Bolt. Durante estos cuatros años han seleccionado a unas 90 empresas de 1000 solicitudes. En septiembre comienza un quinto programa en The Green Ray centrado en ciudades inteligentes. Como él mismo reconoce “el corazón y lo más relevante de Bolt es su base de mentores”.

Además, desarrolla de manera unipersonal una iniciativa empresarial denominada Aalto Consultores donde ha puesto mucha ilusión, y en donde vuelca sus conocimientos y su dilatada experiencia asesorando a empresas. Ya ha orientado a una decena de entidades sobre estrategia empresarial, generación de propuestas de valor y localización de negocios en entornos relativos al ámbito Smart City.

Es también, presidente de las Comisión de Smart Cities en Alianza Inercia, en Ametic y en la CEOE.

 

ENTREVISTA

Listo algunas de las iniciativas nacionales en el ámbito de las ciudades inteligentes: Comisión de Smart Cities de Ametic, Alianza Inercia, RECI, Smart Living Platform, Grupo Interplataforma de Ciudades Inteligentes (GICI). ¿Crees que podría perjudicar el desarrollo de políticas y la ejecución de proyectos tanta pluralidad de iniciativas hablando de lo mismo?

Creo que no, porque lo están haciendo desde diferentes perspectivas y  aglutinando las mejores prácticas.

Las administraciones locales, por un lado, la administración central, y el ámbito autonómico, por otro lado. Después está la industria con sus iniciativas. Y después está la academia: universidades, centros de investigación, escuelas de negocio, etc.

Cada una de ellas tiene un papel claro y tienen instituciones que las representan. La industria tiene su representante, Ametic y dentro de ella,  la comisión de Smart City, y también está la CEOE. En las autonomías también tienen sus instituciones.

En la administración nacional hay  diferentes ministerios responsables de políticas vinculadas al Smart City: Ministerio de Hacienda, con la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (EDUSI); Ministerio de Energía Turismo y Agenda Digital, con el Plan de Ciudades Inteligentes; Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (MINEICO) y CDTI, con la Compra Pública Innovadora. Pero también hay otros ministerios como el de Agricultura, por ejemplo, donde también se trabaja en este concepto.

En el ámbito de las administraciones locales, la iniciativa RECI vinculada al Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital; la RIU vinculada al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, y la Red Innpulso asociada al MINEICO.

Todo esto confluye en AENOR en una norma en la que participamos todos: ayuntamientos, ministerios, la investigación y la industria que es la norma AEN/CTN 178. Una norma pionera y vanguardista en España que está sentando base en el ámbito mundial.

 

Desde hace ya algunos años la Administración Pública Nacional está incentivando la Compra Pública Innovadora (CPI) con el objetivo de fomentar la participación de las empresas en la licitación y potenciar el mercado innovador. ¿Qué importancia tiene la Compra Pública Innovadora dentro del ámbito de la Smart City?, ¿tienes constancia de proyectos financiados en España bajo este concepto?

Tiene una importancia grande porque hay destinados fondos relevantes. MINEICO tiene en su dirección 300 millones de euros, de los cuales 106 millones de euros están destinados a Andalucía. Si es verdad que no se están aprovechando para proyectos de Smart Cities, exceptuando uno en A Coruña. Conocemos también ejemplos en el ámbito de la salud, agricultura y aeronáutico.

La CPI requiere de una planificación por parte de las administraciones donde reflejen sus necesidades tecnológicas, y es cierto, que planificar a medio plazo no es fácil.

En Sevilla, tanto la diputación como el ayuntamiento y la administración regional están muy interesados en poner en marcha una iniciativa sobre ciudad inteligente bajo el paraguas de la CPI.

 

coche el

El coche eléctrico, una gran alternativa para las ciudades inteligentes. 

 

El pasado 28 de abril se celebró en Sevilla una jornada sobre Smart Mobility. Ya se habla de conceptos como movilidad sostenible, movilidad inteligente, vehículo autónomo, y hay muchos proyectos en todo el mundo que los desarrollan. En Sevilla, el Plan Director de la Innovación del Ayuntamiento plantea centrar, en este sentido, sus esfuerzos en la movilidad urbana (transportes públicos, parking inteligente, vehículo eléctrico…) ¿Cuál, según tu opinión, es la estrategia que se debería seguir en Sevilla para convertirse en un ejemplo de Smart Mobility?

Lo conozco muy bien pues participé en él. Sobre el tema de la Smart Mobility es un caballo de batalla dentro de las Smart Cities porque las emisiones de gases de invernadero están vinculadas estrechamente con el tráfico de una ciudad. Evidentemente y dado que el alcalde de Sevilla ostenta la presidencia de la  Red Española de Ciudades por el Clima, está especialmente motivado. En Sevilla se puede sembrar mucho.

Desde mi punto de vista se podría fomentar la movilidad eléctrica. La ciudad podría disponer de puntos de recarga como ya los tienen otras ciudades. Hay fuentes financieras públicas que lo harían posible. Esto genera una economía en sí misma. Si no hay puntos de recarga, no habrá vehículos eléctricos. En España es complicado que la propia iniciativa privada, como lo está haciendo ya Tesla en EE.UU, haga este esfuerzo inversor.

Si Sevilla se quiere posicionar en el liderazgo de la Smart Mobility debería incentivar iniciativas de puntos de recargas.

También potenciar los proyectos interurbanos. Hay una iniciativa junto con Málaga en fomentar con proyectos interurbanos las economías bajas en carbono. Un tema éste que está en todos los fondos europeos.

Hay que fomentar la concienciación en el uso de las TIC. Es necesaria la digitalización real de la administración local con una gobernanza centralizada y eso se hace coordinando a las diferentes administraciones. La Smart Mobility no tiene sólo que ver con la concejalía de movilidad sino también tiene que ver con los temas de medio ambiente, con participación ciudadana, incidencia, energía,… Implica a muchos agentes y es necesario que todo esté centralizado en los ayuntamientos.

Un ejemplo muy bueno es Málaga. El tema de la gobernanza está bien gestionado porque sus estructuras internas están centralizadas. Eso es uno de los motivos por lo que Málaga destaca a escala europea como un ejemplo de Smart City.

El proyecto ZEM2ALL, un proyecto de 60 millones de euros financiado con fondos del CDTI, de la administración pública japonesa y empresas de allí, es un claro ejemplo del liderazgo de Málaga en este ámbito. Esas iniciativas, ¿por qué no estás funcionando en Sevilla? Quizás la respuesta estaría en el sistema de gobernanza y el uso de la propia tecnología para llevarla a cabo.

 

¿Crees que las administraciones públicas tanto regional como las locales –ayuntamientos y diputaciones- están siguiendo una buena estrategia para convertir a las ciudades andaluzas en ciudades inteligentes? ¿Qué ciudad/es destacaría/s en el desarrollo de políticas favorables a la Smart City?

Málaga tiene mucho avanzado en relación con otras ciudades o localidades andaluzas. Lo que hay que hacer es seguir su ejemplo. El alcalde de Sevilla con su eje Sevilla-Málaga está haciendo una política muy acertada.

La estrategia de Málaga ha sido constante, centrada en el desarrollo tecnológico. Un ejemplo es el “Málaga Valley” que asocia a la ciudad con un concepto diferenciador. Otro ejemplo, sería el Parque Tecnológico de Campanillas donde hay una fuerte interrelación entre la administración pública y las empresas de allí.

 

¿Cuáles son las oportunidades para el tejido empresarial andaluz que ofrece la Smart City? ¿Son conscientes las empresas de nuestra región del gran potencial que este sector ofrece? 

Hay miles de oportunidades y creo que no son conscientes. Estamos intentando divulgar a través de los eventos y de publicaciones el gran potencial que ofrece las ciudades inteligentes.

Hemos definido en Ametic hasta 36 perfiles de diferentes empleos para el concepto de Smart Cities, muchos de ellos aún no existen. Sobre esos centenares de miles de puestos de trabajo nuevos que se van a crear, ¿somos capaces de rentabilizar el potencial? Esa es la cuestión. Pero no sólo en el mercado español con el ecosistema que tenemos sino también hay oportunidades en Latinoamérica, Asia, Oriente Medio, incluso en Estados Unidos,… España es un referente, por ejemplo, en cuestiones como los estándares y la normalización. La Organización Internacional de Telecomunicaciones se está fijando en la AEN/CTN 178  para hacer estándares internacionales y España ha sido elegida para liderar la parte de normalización de ciudades inteligentes.

En las grandes empresas ya han reconocido la oportunidad (operadoras de Smart, grandes integradoras,…) pero el sector andaluz donde hay empresas muy pequeñas no lo están haciendo, salvo casos muy excepcionales.

 

¿Cuál es la recomendación que ofrecerías a empresas que se inician en el ámbito de las Smart Cities?

Lo primero que tendría que hacer una empresa que empieza en el ámbito de la Smart City es construir su oferta de valor al mercado y especializarse. No es recomendable hacerse generalista teniendo en cuenta lo que están ofreciendo las ciudades inteligentes: energía, movilidad, medio  ambiente, administración electrónica, turismo,…

Otra recomendación sería formar parte de los clúster, asociaciones. Ahí te podrás relacionar con empresas mayores en donde la oferta es más amplia e integrarte en proyectos de Smart Cities. Dentro de las asociaciones potenciamos la colaboración entre empresas de corte medio con empresas de servicios o productos puntuales.

En resumen, ofrece un producto o servicio especializado, define tu línea de trabajo, céntrate en un objetivo, y realiza una mejor solución tecnológica.

 

Haznos una previsión de futuro, ¿cómo ves a Andalucía en Smart City en 5 a 10 años?

Creo que teniendo como referencia la ciudad de Málaga, los planes de financiación como EDUSI, el Plan Nacional de Ciudades Inteligentes, el Plan de Acción de AndalucíaSmart 2020 de la Junta de Andalucía, que esperemos que se ponga en funcionamiento pronto, se pueden construir muchas cosas.

Si las administraciones se ponen las pilas, las empresas se especializan y ofrecen soluciones Smart, creo que tenemos un escenario halagüeño. 

 

Para finalizar la entrevista, ¿cuáles son los proyectos en los que estás trabajando actualmente?

Hay un proyecto que ha sido presentado públicamente y en el que estamos trabajando con varias administraciones públicas sobre la coordinación de la movilidad en entornos metropolitanos. En Sevilla, por ejemplo, ya hemos empezado la colaboración con la Diputación, el Ayuntamiento de Sevilla y la Dirección General de Tráfico. Tenemos grandes expectativas de que esto se traduzca en proyectos concretos financiables, por ejemplo, con Compra Pública Innovadora.

Otro proyecto en el que estoy inmerso actualmente es un máster de ámbito latinoamericano sobre ciudades inteligentes que próximamente anunciaremos los contenidos. Latinoamérica está muy atenta a lo que está haciendo España en Smart Cities. Toda nuestra experiencia se puede trasladar allí pero también es muy importante lo que están haciendo ellos, claro ejemplo es la ciudad de Medellín o el propio México. Esto es una excelente oportunidad de intercambio de conocimiento y experiencia.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.